Educación y apoyo para la atención de heridas

Información importante para ayudarlo a identificar, tratar y curar heridas con confianza.

El compromiso de Byram es ayudarlo a reducir el tiempo de curación haciendo más accesibles los últimos avances en tecnología de apósitos y brindando la mejor atención al cliente.

panorama general de la educación para la atención de heridas

centro de excelencia

Especialistas del centro de excelencia

Nuestros especialistas en atención de heridas tienen un conocimiento exhaustivo de los productos y reintegros.

línea del especialista (careline)

Línea del especialista (CareLine)

Línea del especialista (CareLine): 1-800-902-9726 int. 43312

experiencia en reintegros

Experiencia en reembolsos

Nuestros especialistas en atención de heridas le ayudarán a resolver sus inquietudes sobre las pautas de su cobertura.

heridas agudas

Heridas agudas

Las heridas agudas son aquellas que siguen una tasa de curación esperada y previsible. Cualquier herida, sin importar su gravedad, puede considerarse aguda si no presenta complicaciones.

Heridas crónicas

Las heridas que no cicatrizan en aproximadamente 4 semanas después del tratamiento o no se curan por completo en dos meses son heridas crónicas. Las heridas pueden volverse crónicas si hay presión en la zona afectada, aumento de la carga bacteriana, traumatismo, falta de irrigación sanguínea, tratamiento inadecuado e infecciones. Este tipo de heridas normalmente requerirán la utilización de apósitos avanzados, intervenciones nutricionales y el cuidado de un especialista en heridas para que puedan cicatrizar.

Heridas crónicas

Aplicación de apósitos para la atención de heridas

La mayoría de las personas con lesiones menores pueden curar las heridas agudas con apósitos tradicionales. Cuando la herida se vuelve crónica, el médico especialista puede recomendarle que utilice apósitos avanzados para la atención de la herida. 

Principios generales para cambiar un apósito:

1. Siempre lávese las manos antes de cambiar el apósito

2. Coloque todos los productos que va a necesitar sobre una superficie limpia (papel absorbente)

3. Abra todos los paquetes antes de comenzar

4. Corte la cinta previamente

5. Limpie la herida con el producto de limpieza indicado: puede ser agua y jabón, solución salina o limpiador de heridas

6. Utilice la tijera indicada para la atención de heridas y límpiela siempre con alcohol

7. Examine la herida en busca de cualquier cambio que deba informar a su enfermera o médico, como:

  • un aumento del drenaje
  • un olor nuevo de la herida
  • un cambio de color (verde o azul) del drenaje de la herida
  • enrojecimiento alrededor de la herida
  • aumento del dolor
  • temperatura mayor de 100°F
  • aumento del azúcar en sangre sin cambios en la dieta

8. Limpie la herida con el producto de limpieza indicado desde adentro hacia afuera. Puede usar simplemente agua y jabón, solución salina o un limpiador de heridas determinado 

9. Aplique el apósito nuevo y pegue los bordes con cinta adhesiva o envuélvalo con una gasa para que no se mueva  

Mantener una buena alimentación

Un factor muchas veces desatendido pero esencial en la atención de heridas es mantener una buena alimentación. Si tiene una herida grande o complicada, puede llegar a necesitar hasta un 50% más de calorías o proteínas de lo normal para poder curarse. Si padece otros problemas de salud, o es diabético, consulte a un nutricionista para que lo ayude con un régimen alimenticio especial. En su defecto, siga estas instrucciones:

  • Consuma proteínas en cada comida. Entre otras buenas fuentes de proteínas podemos mencionar la carne roja, el pollo, el pavo, el pescado, las legumbres (en especial los fijoles negros), la mantequilla de maní, el yogur griego, el queso cottage, los huevos, la quinoa, la leche y el queso.
  • Coma bastantes frutas y verduras.
  • Intente consumir seis comidas livianas por día en lugar de tres abundantes.
  • Haga comidas más pequeñas en un plato más chico para no sentirse abrumado por la cantidad.
  • Coma refrigerios de alto contenido protéico entre comidas, como galletas con queso, mantequilla de maní con manzanas, queso cottage o licuados hechos con yogur y frutas.
  • Beba al menos ocho vasos de 8 oz de líquido por día. Intente tomar agua, licuados o leche en lugar de refrescos.
  • Si toma suplementos, hágalo en combinación con una dieta saludable y no como sustituto.
  • Hable con su médico sobre la posibilidad de tomar un multivitamínico diario.
  • Mantenga su glucosa en niveles normales, sobre todo si es diabético.
  • Incluya alimentos saludables que realmente disfrute comer.

 

Explore nuestra selección de productos para atención de heridas 

Además de ofrecer nuestros productos, los catálogos incluyen valiosa información sobre cobertura y programas educativos. 

Guía de productos para atención de heridas
catálogo sobre atención de heridas